Esta web usa cookies que nos ayudan a proporcionarte la mejor experiencia de acuerdo a tus intereses. Para usar la web con total comodidad, por favor acepta recibir todos los cookies en nuestro portal. Política de cookies .

Aceptar

Usted está utilizando un navegador demasiado antiguo.

Con el fin de ofrecer la mejor experiencia a nuestros visitantes utilizamos técnicas de desarrollo web de vanguardia que requieren un navegador moderno. Para ver esta página, utilice Google Chrome, Mozilla Firefox o Internet Explorer 11 o superior

El cambio climático es una realidad

Consecuencias principales de este fenómeno

Autor: Redacción Re_Magazine - Tiempo de lectura: 8 min.

El cambio climático nos afecta a todos y cada uno de nosotros. Y vamos a comprobar, a través de varios fenómenos que se están produciendo, cómo sus alteraciones están provocando graves perjuicios en nuestro planeta. 

¿Qué es el cambio climático?

Las variaciones globales que se producen en el clima de la Tierra reciben el nombre de cambio climático. Todas estas alteraciones pueden deberse tanto a causas naturales como a causas provocadas por el ser humano.

Así, en la actualidad existe una idea generalizada de que la alteración climática es y ha sido provocada por nuestro modo de producción y por nuestro consumo energético, causando, ciertamente, graves impactos sobre la tierra, con profundas consecuencias tanto económicas como sociales. 

No podemos mirar para otro lado y obviar, por tanto, que el cambio climático nos afecta a todos y cada uno de nosotros. De esta forma, nos hemos propuesto comprobar cómo se producen ciertos fenómenos y cómo estos mismos están provocando graves perjuicios en la tierra. 

cambio climatico

El calentamiento global

El aumento gradual de las temperaturas de la atmósfera y océanos de la Tierra es una de las consecuencias del cambio climático. Si bien es cierto que nadie duda de que se está produciendo este calentamiento global, existe cierta controversia a la hora de establecer cuál es la fuente principal que lo provoca. 

A pesar de todo, la mayor parte de la comunidad científica afirma que el aumento se debe al incremento de las concentraciones de gases de efecto invernadero por las actividades humanas. 

Estos gases aumentan debido al uso, muchas veces abusivo, de los recursos naturales bien a través de la quema de combustibles fósiles, bien a través de la destrucción de ambientes naturales o ecosistemas marinos, entre otras muchas causas. 

En consecuencia directa con el calentamiento global, debemos hacer un alto en el camino y hablar de los corales. La situación de los arrecifes de coral es alarmante. Los impactos del calentamiento global sobre este ecosistema están produciendo el blanqueamiento masivo de estos animales a lo largo y ancho del planeta. Así, Australia, China, Japón, Panamá, Tailandia, Malasia, Filipinas, India, Indonesia, Kenia, el Mar Rojo, Puerto Rico, Jamaica, Bahamas y Hawái están sufriendo sus consecuencias y están viendo cómo allí donde había vida, color y belleza, ahora solo existe la muerte. Tanto es así, que en los últimos 30 años se ha perdido el 50% de los corales del mundo, los cuales albergan el 30 de las especies marinas. 

Según el documental En busca del coral, “el calentamiento global es una realidad y está afectando a los corales, lo que podría ocasionar un colapso ecológico de todo un ecosistema y la posibilidad de que clases enteras de organismos se extingan”.   

Uno de los lugares más afectados es la Gran Barrera de Coral Australiana, Patrimonio Mundial por la Unesco en 1981, ya que en 2002 se vieron afectados entre el 60% y el 95% de los corales. Además, por si fuera poco, se prevé que para el año 2100, la temperatura del mar en algunas zonas como esta podría incrementar entre 2 ºC y 5 ºC. 

Esto significa que la Gran Barrera de Coral y otras muchas zonas están en peligro y que si fuéramos conscientes de la manera en la que se alimentan los corales y de cómo otras formas de vida marina se alimentan de él, no dudaríamos de que los humanos también lo estamos. 

derretimiento de los polos

El derretimiento de los polos

La posición del eje de la Tierra ha cambiado de forma brusca. Es una realidad. El incremento de las temperaturas como consecuencia de los gases de efecto invernadero, el derretimiento de los casquetes polares o los cambios naturales en el almacenamiento del agua en la tierra han provocados modificaciones drásticas.  

Todos estos cambios son observables en este vídeo de la Agencia Espacial Europea (ESA) a través de la misión CryoSat. Mediante esta animación, vemos como el grosor y el tamaño de las capas de hielo del Ártico, la Antártida y Groenlandia van variando. 

Según la NASA , la consecuencia más inmediata es el aumento del nivel del mar. Así, durante el último siglo se ha incrementado 23 centímetros. Sin embargo, las previsiones son pesimistas y afirman que hacia 2100 habrá aumentado alrededor de un metro.

A través de este estudio publicado por la revista Science Advances , se puede observar cómo, por ejemplo, la disminución de los acuíferos y la sequía en Eurasia también son consecuencias directas de que la Tierra se haya desplazado 75º hacia el este con respecto a la dirección a la que se estaba desviando desde comienzos de siglo. 

Todos estos estudios y resultados, pretenden y nos animan a seguir luchando en contra del cambio climático y a querer cumplir los objetivos marcados en la Cumbre de París y evitar, así, consecuencias catastróficas sobre nuestro planeta. 

La lluvia ácida

Una de las consecuencias directas de la contaminación del aire es la lluvia ácida. Este término, de acuerdo con la definición que nos ofrece la RAE, supone “la precipitación en la atmósfera de las emisiones industriales de contaminantes ácidos”.

De esta manera, cuando se quema cualquier tipo de combustible, una gran variedad de productos químicos, de gases invisibles altamente perjudiciales tanto para la salud como para el medio ambiente, se liberan y permanecen en el aire. 

consecuencias lluvia acida

La acción humana es la principal responsable de estas precipitaciones. Así, el humo de las fábricas, los automóviles o la quema de combustibles fósiles procedentes de plantas de carbón generadoras de electricidad podrían ser la causa de que las aguas de los lagos y arroyos se vuelvan más ácidas, provocando la muerte de muchas especies y reduciendo la biodiversidad; de que se acelere el deterioro de materiales tanto de construcción como de pintura, provocando que nuestro patrimonio cultural se deteriore (edificios, estatuas y esculturas) o de que degrade el suelo y que provoque un crecimiento más lento de las plantas y de los árboles en los bosques, o que produzca pérdidas en los cultivos. 

Por otro lado, aunque la lluvia ácida no provoque un efecto negativo directo sobre la salud, los contaminantes que la producen, esto es, el dióxido de azufre (SO2) y el óxido de nitrógeno (NOX), interactúan en la atmósfera y generan unas micro partículas que flotan en el aire y que podemos respirar, agravando las enfermedades respiratorias y causando otras enfermedades graves cardíacas y pulmonares.

Los desplazamientos

Una realidad menos conocida cuando hablamos del cambio climático es que se producen millones de desplazamientos en todo el mundo. 

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), “los migrantes por motivos ambientales son personas que debido a cambios repentinos o graduales en el medio ambiente, que inciden negativamente en sus condiciones de vida, se ven obligados a -o deciden- abandonar sus viviendas habituales, ya sea de manera temporal o permanente, y se desplazan a otras partes de su propio país o fuera del mismo”.

Además, asegura que en las últimas tres décadas se han triplicado las sequías y las inundaciones, por lo que los desplazamientos han comenzado a ser superiores a aquellos causados por los conflictos bélicos.

Los desastres naturales, el calentamiento global, el aumento del nivel del mar o la escasez de recursos naturales como el agua o los alimentos también son consecuencias directas e indirectas de estos desplazamientos.

Hoy en día, es difícil determinar cuántas migraciones se producen durante el año, puesto que no existe amparo hacia las personas que huyen por este motivo. Sin embargo, ACNUR , la agencia de Naciones Unidas para el refugiado, baraja que durante las próximas cinco décadas entre 250 y 1000 millones abandonarán su hogar debido al cambio climático. 

¿Reflexionamos?

Tan difícil como poner sobre la mesa todas y cada una de las consecuencias que el cambio climático está poniendo de manifiesto sobre el lugar en el que vivimos. Alarmante, ¿verdad? Quizás el primer ejercicio que debamos hacer sea no olvidarnos de que el calentamiento global, el derretimiento de los polos, la lluvia ácida o los desplazamientos son solo algunas de las principales muestras de que el cambio climático es algo real, tangible. Sin embargo, no las únicas. Y quizás, a partir de ese momento, todos estos factores nos lleven a reflexionar y a involucrarnos y a luchar por cada bocanada de aire que soplamos cada día, por cada segundo de realidad que queremos vivir cada día.